Vaya mierda más grande.

Desnudo en el sillón, dos individuos, me saludan con cara extraña, dicen caos, suena la guitarra y salto por encima del sofá, me rompo el cerebro, mis invitados me levantan, y me dicen- baila. Recorro desnudo el salón bailando Rock, toso y me enciendo un cigarro. Aquellos hombres, aquellos hombres, que el fondo no son nada, o tienen antenas y son de color verde, ¿ son sombras? Me lio una manta en la cabeza y me metamorfoseo en fantasma. Cojo el coche y me voy a una iglesia, -Jesucristo amigo mío de lo que te vas a enterar-, que como a ti a mí me ha dado por vivir, toco la campana y entro por la ventana, y me encuentro con la virgen, la cojo y la subo al altar, y a rezar y a rezar sin parar. Jesucristo asustado baja de los cielos, y sentados nos fumamos un talego, aparece Hitler vigilando en bicicleta, y yo me saco la escopeta, y me vuelo los sesos. Y en la puerta San Pedro me saluda: traes un expreso, no prefiero descafeinado, entonces tomaremos del de el colombiano, -en bandeja o sombre la mesa-, soplemos al aire hasta las cejas, y me canso de San Pedro, y le pego un mazatiesto, y Dios se cabrea y judas se la menea, y la virgen baila blues, y Juan Pablo en minibús, visita a Belcebú. Josepe saca la mandanga, y todos fumamos gaña. Y nos vamos de los cielos, con Iberia a La Habana, a fumar puros con Fidel, y a reírnos de Che. Me apreto el cinturón, para llegar a fin de mes, y Miami mola un montón. Colorín colorado, me tiro un pedo y dejo una zurraspa en la cama. Y aparezco con ceniza, de repente y entre tanto, aparece un sultán, después de la erupción del volcán, de mis granos pajilleros. Una rata aparece en el lugar, con gafas y gabardina, y me pregunta por su vagina, pero no sabe cocinar. Porque es una rata corriente, buscando un pichote hiriente, una cama donde descansar. ¿Por qué no se queman los vaqueros? Porque saben esquivar las flechas ardientes de los mecheros, de Misuri y Misisipi, en caballos alados, montados por cavernícolas, en un vuelo espacial, con piedras en los bolsillos. Tengo que instalar los canalones, y calentar los canelones. -Átame al tejao y si veo a Papa Noel, le pego dos tiros y todo solucionao.

Escrito: Chenrritas, El viejo Sam y El Tripas.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en surrealismo apócrifo. y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Vaya mierda más grande.

  1. joven sam dijo:

    ¡que productividad mas taciturna y sosegada!

    faltan los acentos por el mal bicho del doble acento

  2. muy bueno,surrealismo, una metáfora muy sana de nuestra vida un tanto apócrifa.

  3. Martes por la mañana sin tener nada que hacer estos tres individuos,¿me equivoco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s