¿Recortes sociales? No, ajustes… ah

¿Para qué sirve la campaña electoral sino para llenar los bolsillos de la masa votante de esperanzas? Es quizás la pregunta que muchos se hayan planteado tras unas cuantas contiendas electorales a sus espaldas. Claro está, que en las anteriores, creen recordar mis lentas neuronas, no había una situación económica tan dramática como la que estamos viviendo. A pesar de todo, después del 22-M y de que el pintor de brocha gorda pintara el mapa de azul, más de uno, amparado más en la fe que en lo real, se levantó con un estamos salvados sin poner los pies en el frío del suelo. Ahora, unos días después de la citada fecha, -por cierto, fecha en la que unos locos anunciaban lo que se avecina- los franquistas ya empiezan a deshacerse de todas las caretas del carnaval electoral  para hacer todo lo que prometieron no hacer.

En Castilla La Macha, por poner un ejemplo, escuchábamos hace unas semanas las declaraciones de Cospedal donde afirmaba que acabaría con el alto déficit  sin recortar nada que fuese sinónimo del estado del bienestar. Para uno, malo en esto de las sumas y las restas, le era imposible deducir en qué consistiría esa estrategia. Pero tras varias meditaciones, y más amparado en lo cualitativo que en lo cuantitativo, terminé rebuscando en los anales cándidos de lo que albergaba mi mente de su campaña electoral, y así deduje  el subtexto de las citadas declaraciones de la tal señora: “centrados en ti y en que tú te creas lo que te digo para que todos salgamos del paso”.

En la última semana hemos pasado del tranquilos estamos aquí, para aterrarnos con una quiebra total y acabar, o mejor, empezar, con un buen meneo al estado del bienestar. Para ello, los franquistas, conocedores por fin de algo que durante años habían olvidado por su proterva prepotencia, pensar en que están en el poder por los votantes, han diseñado una pos campaña a modo de placebo contra la palabra liberal, infundiendo aquello que desarrollaron durante cuarenta años, el miedo, y así justificar lo que Judas o Zapatero ha aprendido hacer con cierta habilidad, RECORTAR PRESTACIONES SOCIALES.

A día de hoy y alejado de tanta patochada electoral ya se están anunciando despidos, cierre de empresas públicas, privatizaciones, falseando datos…; por lo que  muchos desesperados, seguramente habrán sentido escalofríos tras plantar los pies en el suelo recién resarcidos del socialismo, comprobando una vez más,  que las campañas no son más que puro carnaval, y que por mucha máscara, el lunes, el suelo sigue estando tan frío como cualquier lunes pasado, por no pensar en cómo estará el martes.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s