Joselu

Se antepuso a un moralista y una raída ideóloga. Supo obrar bien sentado ante la bandera de la escoria imperialista. Aprobó con suficiente la reválida sufragada con sangre. Dijo mucho y lo cumplió, aunque creyó de la política algo muy distinto a lo que era. Se hablaba que era el primer hombre de izquierdas acurrucado en el calor del ladrillo. Se le llamó tonto, incapaz, simplón… pero siempre noqueó a su adversario. Quiso una sociedad más igualatoria, luchó por la mujer, los inmigrantes, los homosexuales. Creyó en las minorías olvidando la discriminación positiva. Puso la semilla de las energías limpias, combatió el tabaquismo, redujo los accidentes en las carreteras… y se le llamó maquiavélico, incompetente, raspón…

…y luego

Mintió ante una crisis terrible. Olvidó las medidas del sistema métrico de izquierdas. Su positivismo golpeó mi concepto de la ética. Participó en las guerras que un día quiso inhumar. Llamó utopía a sus actos con sobrero de copa. Agotó la verborrea barata y se puso al servicio del los adalides de la ingratitud. Congeló sus virtudes rodeándose de los triviales. Siguió noqueando a su adversario noqueándose igualmente. Se contradijo a sí mismo. Aisló su pesadumbre besando el semen de Brismark.

…y después

El día 20 de Noviembre dejó su quehacer, sin saber verdaderamente que fue lo hecho en el desecho de una tierra de gomina y escupitajo.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s