Perdonamos pero no olvidamos

Para que exista un Estado tiene que haber una serie de actores que conformen la realidad social que en él se cuece. Esos actores no solo serán protagonistas, sino que también es necesario que sean antagonistas. La Roja, por poner un ejemplo, es un actor protagonista que hace Estado.

Nuestro Estado, la España Democrática, por desgracia, heredó muchos de los actores instituidos por la dictadura Franquista. El régimen totalitario, entendió que para hacer de España “Una y Grande”, necesitaba actores con la suficiente fuerza para que sus ciudadanos la respetasen de igual forma que temiesen a sus enemigos. El folclore, la religión, los comunistas, ETA… fueron algunos de ellos.

Durante años y como herencia del franquismo, ETA se convirtió en el enemigo señalado de la democracia gracias al consenso incurrido por las dos grandes fuerzas políticas (cuando digo consenso, hablo del acuerdo de perpetuarla como contraria para sacar adelante la chambona transición).

En la “Pelota Vasca”, Julio Meden dio en el clavo y señaló la incansable necesidad de la derecha de mantener a este actor como litigante del Estado español. Entonces las críticas fueron muy variopintas y bajo la dictadura encubierta del señor Aznar, se empezaron a oler las herramientas de censura que perpetró su mentor, Franco. En ese momento taché de barbaridad la reflexión de Meden con múltiples dudas.

Años después, cuando en Euskal Herria todo está a punto de seguir otras vías que se alejan de la violencia, los Faisanes, los intentos de ilegalización de Bildu, la manipulación de los medios de comunicación y demás calumnias, vuelven a suscitarme la reflexión propuesta por Meden. A diferencia de entonces, hoy día la comparto sin ninguna duda.

El hecho de haber cambiado mi planteamiento se fundamenta categóricamente en la compresión de que esta pandilla de hijos de aquellos dictadores, escupen en las palabras reflejadas magistralmente en la película sobre el conflicto de los Balcanes de Emir Kusturica, “Underground” -perdonamos pero no olvidamos- algo que sin embargo, media España hizo con la tenebrosa dictadura que también nos están intentando hacer olvidar.

Es por todo, por lo que ya no creo sino afirmo que el Conflicto Vasco acabará cuando la derecha lo estime necesario. Mientras tanto, seguiremos sufriendo y teniendo a ese enemigo más muerto que vivo.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s