Informe absurdo sobre lo práctico

El experimento es sencillo, bastante sencillo. Tiene la capacidad de ilustrar el comportamiento de una comunidad. Creo, tras de él, que en caso de extrapolarlo a médulas más amplias, funcionaría de igual forma.

El problema erradicaba en un núcleo de personas que compartían casa. Durante meses, estos habían estado produciendo grandes cantidades de basura que eran depositadas sin ser previamente clasificadas para la reutilización. Se planteó la posibilidad de llevar a cabo un plan de reciclaje. La propuesta causó un debate interno entre los miembros del núcleo que dejó algunas conclusiones:

  • la práctica era incómoda,
  • traería suciedad,
  • iba contra de los principios de algunos actores.

Si algo ha conseguido el sistema, es generar individuos obsesionados por lo práctico. Fue por esto y tras un análisis sistemático, por lo que se decidió comprar contenedores prácticos y en menor medida limpios. Se desestimó la posición que negaba el reciclaje, carecía de fundamento.

Fue necesaria una inversión con dinero de los fondos de la comunidad. En la cocina, en el mismo lugar donde estaban colocados los antiguos contenedores, se colocaron los nuevos. Recipientes limpios, grandes y sobre todo prácticos. El proceso volvió a encontrar un punto de inflexión en lo relativo a los olores, el sacado de la basura y las dificultades del clasificado. Tras una campaña de concienciación a través de técnicas heurísticas basadas en la repetición (muy diferentes a las utilizadas en la actualidad) y algunos ajustes, el ensayo concluyó con resultados excelentes.

El experimento en sí es un tanto absurdo, quizás una idiotez,  pero tiene la suficiente carga pedagógica para educarnos en dos temas importantes:

  • El medio ambiente: aunque la operación es mínima y para muchos absurda, genera conciencia medioambiental.
  • El debate: la comunidad es capaz  de llegar a un acuerdo contemplando los diferentes puntos de vista.

Se hace importante matizar nuevamente que somos la generación de lo práctico. Si el culo no se mueve por nosotros, nosotros no movemos el culo.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s