The Artist

¿Qué pasa si os digo que el día veintiséis de diciembre de 2011, a las ocho de la tarde, con un crujir de estómago insufrible, en plena crisis económica, tras haber terminado mi reducida jornada laboral y en la calle Princesa de Madrid, me metí en un cine y vi una película en blanco y negro y para colmo muda? Muchos me dirán que qué cojones hago viendo eso, otros tanto me replicarán que estoy mintiendo de forma insolente, y los que anden un poco puestos en la cartelera que se sale del circuito comercial me preguntarán, si no la han visto, cuál es el resultado de “The Artist”, la nueva película del director Michel Hazanavicius. Yo les responderé, siendo franco, que el resultado es fascinante, sobre todo si quieres saborear una cinta basada en el detalle, pero que también es curioso, por el hecho descrito anteriormente y porque es cine que habla sobre cine. Parecido a la televisión actual o neotelevisión definida por Umberto Eco (claro está, diferente en la calidad del contenido y la forma).

“The Artist” trata la historia sobre George Valentin un reputado actor de cine mudo que con la llegada del cine sonoro ve caer su estrellato. Éste, en pleno apogeo, potencia como estrella a la joven  Peppy Miller , que sí encuentra un hueco en el nuevo escalón cinematográfico. La situación lleva al protagonista a la sordidez. Será la pericia de su perro y el nunca te olvido de la chica, lo que acabará rescatando al protagonista.

Uno de los detalles, por eso mismo digo que es una película de detalles, es el personaje del perro. Para los que la hayan visto, los que la vayan a ver o los que nada de las dos últimas afirmaciones, veo en ese animal una representación muy parecida a la de la Ardilla de “Ice Age”. Narrativa visual pura y dura. Otro detalle muy significativo, es esa violación del silencio en un sueño del protagonista. ¡Qué manera más maravillosa de expresar un cambio de época o de técnica! Y el culmen del culmen de esos detalles, esperado, es la aparición del sonido mediante un homenaje exquisito a Fred Astaire y Cyd Charisse con esos punteados de zapatos

Podía seguir hablando y no dejar de decir que flipé con la peli. Pero es mejor que me calle y que los que perdéis el tiempo leyendo esto os despeguéis de la pantalla y  gastéis ocho euros. En serio, la peli es cojonuda.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en Cine, Cine, música y demás placeres. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The Artist

  1. Noemi dijo:

    busca críticas… la ponen de 10… habrá que ir esta semana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s