Porque es tuyo…

Tienes que ponerte a escribir. Tus neuronas te reclaman que no dejes de golpear el teclado. La hora no es muy apropiada, y más si al día siguiente no tienes más huevos que levantarte. ¿Quién es el cabrón que dice que el trabajo gratifica? Mentira, mentira. Ahora nos quejamos porque no lo encontramos. Pero seguramente, basta ya de hipocresía, cuando lo tengamos estaremos deseando pasar la mañana en la cama. Joder, si no fuese por la pasta que es lo que te permite sobrevivir, ¿cuántos trabajarían? Nadie cojones.

El último cigarro de un paquete me dice que ya va siendo hora. Las ideas pasan, las palabras corren. El reloj, dichoso reloj, tortura mi conciencia. Pero tienes que escribir porque mañana por la mañana mientras vas aspirando el humo torturador, soportando los alientos pútridos del metro, sacando y metiendo el abono, embutiéndote en conversaciones que no te llaman, leyendo un libro en inglés y otro en español, retorciéndote los tímpanos con el chirriar de los vagones al frenar, calculando cada bocanada de aire para no perder la cabeza, subiendo y bajando escalones… no podrás escribir. ¿O sí? ¿Te los has planteado?

No, otro cigarro. Si me viese mi madre, o mi padre, que hoy hacía una reflexión bastante graciosa: dándote dinero para matarte. ¿Pero es que no se ha dado cuenta que lleva veintiséis años dándome dinero para matarme? Soy un tipo con predicción a todo lo que dicen los doctores que es malo. Me gusta estar en la ilegalidad. Soy feliz en la ilegalidad, o la legalidad insalubre. Lo malo de esto es que luego me duele todo. Sí, que si médicos, que si radiografías, que si prueba de no sé qué, que si soy un hipocondriaco… tranquilos, vivir también es morir día a día.

Os dejo con una canción que no paro de escuchar. La tenía olvidada, pero últimamente, entre el frenesí social y este cerebro furibundo, me está sirviendo de analgésico ante los dolores constantes de no saber muy bien cuál es mi futuro, mi presente y tu pasado. Porque es tuyo.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en textos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s