La soledad era esto

El ojo de don Juanjo siempre está ahí para sacar punta si hace falta a un bolígrafo

He terminado la novela ‘La soledad era esto’ de Juan José Millás. A pesar de que tenía referencias muy buenas, el libro no me ha llenado tanto como otros del mismo autor (sigo pensando que con su primera novela, Cerbero son las Sombras, Juanjo recompuso con precisión la ruinosa y anacrónica generación que le tocó crecer al calor del franquismo, haciendo de esto una obra maestra). No por ello tengo que decir que es un bodrio, al contrario, es Juan José Millás cien por cien. O de otra forma diciendo lo mismo: convierte un tema singular en algo peculiar, invitando al lector a repensarse muchas de las escenas de su existencia a primera vista banales. Tampoco digo que las escenas retratadas por el escribidor sean banales, ni mucho menos, simplemente resultan banales para el pensamiento conformista y acrítico generalizado o cuotidiano (me gusta esta palabra).

‘La soledad era esto’ responde a la historia de Elena Rincón, una mujer de 43 años que, tras la muerte de su madre, pone el punto de partida a una lenta pero intensa metamorfosis hacia la libertad, comprendiendo sistemáticamente los distintos factores que vienen a componer su soledad. El personaje, que vive en el más absurdo escenario, saca los dientes a todos los agentes que le habían conducido a esa situación: su marido, sus hermanos, su hija; desnudándolos como si de un psicoanalista se tratase y utilizando el propio proceso para conocerse a sí misma.

Una de las cosas que llaman la atención a leer la novela es la forma que Juanjo utiliza para articularla. Aquí son claves las narraciones de Elena, unos cuadernos de su madre que descansaban en un armario, y el testimonio de un detective que la protagonista contrata para espiar a su marido y que al final acaba espiándola (como curiosidad, a petición de Elena). A través de estas tres voces o tres narradores, el libro construye lo relatado anteriormente sirviendo de palanca para ahondar en un tema que se repite en los autores de las generaciones que vivieron o fueron testigos de El Mayo del 68, la sustitución de la ideología de izquierdas por las tarjetas de crédito. O lo que es lo mismo, cambiar los ideales puros por un puñado de billetes. Y es que Juanjo inquiere en algo que hoy los prudentes no dejan de repetirnos: ‘los que gritan libertad serán presos del sistema dirigiendo el sistema’ (miren los soplagaitas de los Steves Jobs y compañía).  Un claro ejemplo de todo esto lo podemos ver entre otros en Enrique, el marido de Elena. Un ex militante de izquierdas y ex defensor de la idea que vive obsesionado por aglutinar y crecer como empresario dentro del capitalismo, convirtiendo toda su vida en material de consumo (las mujeres, los viajes, el alcohol, la droga…)

Es aquí, alcanzando esta reflexión sobre la verdadera creencia y defensa de los ideales, donde el lector ávido posiblemente  caiga en diferentes interrogantes: ¿hasta qué punto están los puños cerrados de tantos? ¿Seguirán llenos de bondades y sueños, o por el contrario se llenarán de billetes? ¿Cuánto queda para que sus bocas sustituyan la palabra camarada por la de empleado?

El último libro que leí, antes de éste, fue El Castillo, esa gran obra de Kafka. Y es que parece que el azar  ha jugado en mi favor a la hora de disponerme a seleccionar los libros. Pues Juanjo, rescata otra de las obras claves del autor, la Metamorfosis, para desarrollar una metamorfosis en el personaje de Elena. Una metamorfosis por cierto al revés. Digo al revés pues, si Kafka convierte en cucaracha a Gregorio Samsa (protagonista de la Metamorfosis), Juanjo transmuta a Elena (de forma metafórica) de una simple cucaracha a un pájaro libre.

Que lo disfruten, si lo leen.

Anuncios

Acerca de elsillóndelvago

el sillon del vago
Esta entrada fue publicada en crítica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s